La muerte del personal médico en Nicaragua.

Con profunda pena me he enterado de la muerte del Dr. Marín. Mi maestro, amigo y aquien le debo mucho a término personal. Un ser humano invaluable, por el cual no tengo palabras para expresar el ser humano que fue.

Consternación, tristeza e impotensia es lo que se siente al ver partir de este mundo a personas tan buenas que no merecian morir pudiendose haber evitado su partida.

y como lo habia escrito previamente: no es un número más en una cuenta es una persona menos. Un padre un cabeza de hogar, un hijo etc.

Hasta pronto maestro, el pueblo de Nicaragua pierde a un excelente médico; internista, toxicólogo, maestro de generaciones y hoy el gremio médico está de luto al ver apagar la luz de su vida.

Dr. Angel Morales Linarte

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: