La importancia de la educación médica continua en medicina

La educación continua es hoy en día central para el desarrollo de cualquier profesión, particularmente de la medicina, en donde el conocimiento científico y tecnológico avanza de manera impresionante. Es evidente que las ciencias médicas han sido precursoras en este tema.

Actualmente se conceptualiza la educación médica continua como la que transcurre después de obtener el grado e independiente de nuevos grados, incluye desde luego cursos (de cualquier metodología didáctica: talleres, seminarios, monográficos, de actualización, capacitación), diplomados, congresos, encuentros, sesiones y cualquier otra actividad que no suponga la obtención de un grado académico. (1)

Es un proceso por medio del cual el médico se pone al tanto de los avances conceptuales y técnicos que ocurren en el panorama general de la medicina y de manera particular.  Por su carácter de permanencia y en virtud de las diferentes facetas que reviste, supone un esfuerzo perseverante del propio personal de salud e implica la colaboración de instituciones de salud, academias, sociedades y escuelas de medicina.    Se trata, por lo tanto, de una responsabilidad compartida entre los médicos interesados que, sin excepción deben serlo todos,  y las instituciones y organismos a la cuales laboran.

La diferencia entre capacitación y educación continua es fundamental

Considera que la capacitación va dirigida al ámbito laboral y a poner en operación inmediata conocimientos dirigidos al mejorar el desarrollo del trabajo, en tanto que la Educación médica continua va dirigida específicamente al área de la salud y tiene las siguientes características:

  • Como educación superior va dirigida hacia profesionales con formación básica (universitaria).
  • Los criterios fundamentales son la actualización «la adición de conocimientos de vanguardia en el campo de las disciplinas de la salud”, y como reciclaje, “la reproducción del conocimiento a través del conocimiento actualizado”, en personal que no tiene experiencia previa en el campo.

Por lo tanto, la educación continua tiene como propósito fundamental superar la obsolescencia de los conocimientos del profesional en ejercicio, ya que la rapidez actual de los cambios sociales, tecnológicos y los derivados de la investigación en general, provocan que los conocimientos adquiridos en los sistemas formales de enseñanza tengan que ser renovados continuamente.

  1. Es un proceso alimentado por la devoción de aprender para servir.
  2. Es una actividad que se inicia al terminar la educación formal perfectamente sistematizada, en la cual deben comprometerse el individuo y las instituciones de salud, científicas y educativas, en tanto que sin ellas no es posible realizarla.
  3. Es activa y permanente y debe tomar en cuenta la práctica diaria, la capacidad, las habilidades, la ética y el aprendizaje del que la ejerce, todo con el fin de mantener en el personal de atención en salud su capacidad para resolver los problemas de salud o enfermedad del ser humano.

Cuando esta educación se planea en forma racional, se debe tomar en cuenta que es una actividad que resulta de una mezcla compleja de:

  1. Necesidades sociales.
  2. Necesidades de las Instituciones de Salud.
  3. Necesidades individuales.
  4. Experiencias prácticas.
  5. Estilos de aprendizaje.
  6. Actitudes personales.
  7. Circunstancias y medio ambiente.

Por lo tanto, para que los programas de educación continua puedan alcanzar sus objetivos, conviene tomar en consideración que deben ser elaborados con base en problemas que requieren solución y se deben diseñar de forma tal que atiendan en forma integrada las necesidades educativas de todos los miembros del equipo de salud y no solamente las de algunos de sus integrantes.

Educación médica continua

Los objetivos de la educación continua sólo se alcanzarán si sus distintas modalidades se apoyan en las premisas siguientes:

  1. La educación continua forma parte de la responsabilidad profesional de cada médico.
  2. Los programas deben diseñarse para satisfacer las necesidades educativas (las propias del ejercicio profesional) de quien los ha de tomar.
  3. La evaluación de la calidad de la atención de los pacientes es el medio más valioso para identificar las necesidades antes mencionadas. (2)

Los programas de capacitación y adiestramiento del personal de salud comprenden los cursos y actividades de las siguientes modalidades educativas:

  • Cursos monográficos.
  • Cursos de alto nivel de especialización.
  • Cursos de diplomados.
  • Cursos de capacitación a instructores, asesores o tutores.
  • Cursos multidisciplinarios para la capacitación del personal de salud.
  • Adiestramiento en servicio (los programados con base a necesidades del propio trabajador y de la institución, y aquellos que las unidades médicas del sistema ofrecen al personal de salud).
  • Reuniones, jornadas o congresos.
  • Actividades básicas de enseñanza continua y capacitación (sesiones generales, sesiones departamentales o modulares, sesiones radiológicas, sesiones anatomoclínicas, sesiones administrativas, sesiones bibliográficas).
  • Autoaprendizaje.
  • Visita de profesores.
  • Teleinformática.

En conclusión; nosotros  los médicos como todos los seres humanos requerimos actualizar día con día nuestros conocimientos adquiridos a fin de lograr lo mejor de nosotros durante el ejercicio de nuestras labores y la aplicación de nuestras habilidades.

Todas las áreas laborales sin excepción evolucionan continuamente, desde las más humildes artesanías hasta las más sofisticadas de las ciencias tecnológicas, más aún la medicina que día a día nos representa un sinfín de nuevos conocimientos. “Lo que hoy se da por una verdad absoluta, mañana no lo es” como hemos aprendido a lo largo de la historia de la medicina moderna.

Una de las principales virtudes que debe de poseer un médico es sin duda la humildad y estar consciente en todo momento de nuestras propias limitaciones en su afán y vocación de servir y llevar el  bienestar y salud a los seres humanos.    Con el ejercicio diario de esa virtud, el médico podrá tomar las mejores decisiones para el bien de quienes buscan su consejo y ayuda es decir sus pacientes.

Dr. Angel Morales Linarte.

Managua, Nicaragua. Contacto (505) 8393 2924

  1. Referencias

    1 Educación médica continua y desarrollo de una profesión. La percepción de los actores, Jorge A. Fernández Pérez.  http://www.cucs.udg.mx/revistas/edu_desarrollo/anteriores/28/028_Fernandez.pdf

    1. Importancia de la educación médica continua en la ortopedia pediátrica, Luis Gómez Velázquez https://www.medigraphic.com/pdfs/opediatria/op-2003/op031c.pdf

     

Estaremos impartiendo el curso de electrocardiografía clínica el dia 06 de Febrero del 2021. cupo máximo de 20 participantes en Managua, Nicaragua

Si te interesa tomarlo deja tus datos en el siguiente cuadro

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: